leccionesuvinet.org

LECCIÓN   4.1

La capacidad de motivar y suscitar admiración.
La palabra capacidad viene del latin capax, que significa ser capaz.
 
Ser capaz es tener la actitud de poseer los recursos necesarios para desempeñar tareas o funciones pertinentes a los oficios, a las artes o a las profesiones que existen en la sociedad.
 
El capacitado tiene una predisposición, vigor, habilidades y condiciones intelectuales y emotivas para el cumplimiento de una función o el desempeño de un cargo.
 
Referente a los carismas, la persona tiene la propiedad de poder encerrar en su personalidad gran cantidad de atracción emocional, que suscita dependencia en sus admiradores.
 
Quienes siguen al carismático lo ven con gran aptitud y mucha idoneidad. Por su parte, quien posee los carismas se presenta con aptitud especulativa, con exuberante inteligencia y profuso talento.
 
La fuerza del carismático emerge de su propia motivación, pues sabe desempeñar su papel, ama y cree lo que hace. Pero también el poder quien posee karismas se impulsa desde sus admiradores, quienes tiene la actitud a favor del karismático.
 
Los que siguen al karismático estan motivados a hacer algo y, además, son capaces de perseverar en el esfuerzo que ese algo requiera durante el tiempo necesario para conseguir el objetivo que se hayan marcado.
 
Esa fuerza que despierta el karismático está directamente relacionada con las actitudes, porque los valores, las apariencias y las opiniones que genera el karismático, dictan lo que sus adeptos necesitan.
 
El karismático determina lo que es importante y lo que no lo es para sus seguidores. Dicho de otro modo, quien tiene el karisma lleva a sus seguidores a estar dispuestos a hacer el esfuerzo, por conseguir lo que el líder les pida.
 
Con frecuencia el karismático ejerce una motivación externa y una motivación interna.
 
La motivación externa es provocada por un estímulo que produce el karismático en su entorno, ofreciendo prevendas físicas, emocionales, espirituales y recursos que benefician a sus seguidores.
 
Por su parte, la motivación interna es toda aquella fuerza que surge y suscitan los mismos seguidores del karismático, producido muchas veces por los mismos estímulos externos del líder.
 
Pero en la mayoría de los casos, se debe a que las mismas personas, por sus propias necesidades y circunstancias, califican y valoran lo que ofrece el líder como atrayente. Esa calificación va a depender de las actitudes de los admiradores del líder.
 
A su vez esas actitudes no salen de la nada, son el resultado de sus propias experiencias, de sus necesidades y prioridades, que se han producido por el mismo contacto con el mundo exterior.
 
Por lo tanto, la motivación que genera un líder karismático, tambien está apoyado por las condiciones y circuntancias de sus seguidores.
 
Ellos son un nicho apropiado para que el karismático consiga adeptos o clientes. Pero al mismo tiempo, para aquel nicho o conglomerado de personas, también el karimástico viene a saciar aquellas necesidades que estaban esperando satisfacer.
 
Por eso, la motivación esconde un proceso que es el resultado de la  interacción entre el líder karismático y su entorno, entre sus actitudes y sus proyecciones internas y la manera de ver el mundo exterior.
 
Por lo tanto la capacidad de motivar y suscitar admiración es un proceso que siempre parte de las motivaciones internas, pero también dependen de las motivaciones externas. Es el proceso que resulta de la relación que se crea entre el karismático y sus seguidores.
 
Por eso, la motivación es un proceso dinámico, en continuo cambio, que surge como resultado del encuentro entre las actitudes y el entorno de ambas partes. Tanto del karismático como de sus admiradores.
 
El mismo entorno será juzgado y valorado de distinta manera por individuos con actitudes diferentes. Por eso, unos siguen a un líder y otros siguen a otro karismático.
 
Motivar y suscitar admiración es todo un arte. Es lo que un líder ofrece y sus seguidores estiman de valor.
 
Consiste en crear una situación en la que quien posee los karismas ofrecen algo que sus admiradores consideran de gran valor en función de su imaginario mental y de actitud.
 
Pero también se trata de que entre el karismático y sus admiradores hay lazos fuertes de conocimiento, sea mediático o directamente. Se prestan atención mutua, se desarrolla una percepción y una capacidad de empatía. En suma hay una receptividad bilateral.
 
Ambos ámbitos permanecen en observación constante entre ellos mismos y caminan en el respeto permanente.
 
El entorno ofrece las cosas que tanto el líder como sus seguidores valoran, y por lo tanto no hace falta que nadie más los motive, ni nada los desanima.
 
Sin embargo, aunque la empatía es total, cooperativa y asociada, no es estática. Por el contrario es muy dinámica y cambiante.
 
Entre el líder y sus seguidores se suscitan cambios y movimientos constantes. Los entornos y las necesidades van evolucionando. Los líderes van innovando y muchas veces diversificándose.
 
Ante el cambio inminente, los karismáticos tiene que modificar los estímulos externos para conseguir resultados de manera rápida. Si no lo hacen o no logran responder al cambio, corren el riesgo de perder vigencia, caducar y perecer.
 
Por eso, los problemas que con frecuencia los líderes van a encontrar es que no tiene poder para responder a las necesidades que el entorno está pidiendo o no pueden cambiar el entorno de manera adecuada.
 
Por lo tanto la capacidad de motivar y generar admiración en el liderazgo de un karismático se encuentra en las actitudes.
 
De manera sencilla, la actitud es la forma de comportarse, el modo de obrar o de reaccionar de una persona, grupo, comunidad o sociedad ante cierto hecho o situación. Es la intención o el estado de ánimo de los individuos.
 
Las actitudes están fundamentadas en las propias creencias y creaciones de las personas.  Las actitudes son el resultado de las propias experiencias y son los cimientos de la motivación.
 
Por eso, las actitudes están en continua transformación, se encuentran influenciadas por la realidad circundante. Aunque las actitudes no son lo mismo que la realidad, si son modificadas por la realidad.
 
Al igual que la conducta, las actitudes no las podemos ver, pero las podemos deducir y con frecuencia son objeto de la intuición.
 
La intuición es un término que viene del latin intueri, y se puede traducir por mirar hacia dentro o contemplar. Es lo evidente o de sentido común. 
 
Y la intuición es mucho mas fuerte que las creencias y que la misma razón. Se mueve en el ámbito de las emociones y los sentimientos.
 
Por eso, los adeptos a un líder no dan explicación de su determinación y decisión de seguir y de admirar a quien les atrae por su poder karismático.
 
Sólo lo siguen y punto, mientras les satisfaga sus necesidades actuales.
 
 
Segundo Examen:

¿De qué se trata la capacidad de motivar y generar admiración?
 
Opción 1 Se trata de que un líder manipula a un grupo de personas.
Opción 2 Consiste en el arte de influir en la mente de los individuos.
Opción 3 Es lo que un líder ofrece y sus seguidores estiman de valor.
Opción 4 Son intuiciones que se mueven en el ámbito de la emoción.