leccionesuvinet.org
LECCIÓN   4.2

Rasgos y señales de las personas con karisma
 
Las personas con karisma tienen rasgos evidentes que los identifican y no pasan inadvertidos. Y además, hay señales que permiten inferir y conocer la existencia de un karismático en el grupo, en la comunidad o en la sociedad.
 
Pero, ¿cuáles son esos rasgos y señales de una persona con karisma?
 
El carismático tiene un fuerza que mana de su interior y refleja lo que lleva por dentro en tres evidentes áreas: en lo físico, lo mental y lo espiritual.   
 
 
En el aspecto físico y corporal.
Los karismáticos tienen un postura corporal abierta, higiénica y saludable. Cuando hablan las manos las mantienen alejadas de su rostro, apartadas de su cuerpo y con las palmas adelante o hacia arriba.
 
Su expresión corporal es genuina y auténtica. Tienen facilidad para socializar con diversos grupos humanos. Sus facciones expresan alegría, amabilidad y generan simpatía por donde transita.
 
Los karismáticos desarrollan una sonrisa genuina, asienta con la cabeza cuando los demás hablan, tocan con brevedad en el brazo de su interlocutor y mantienen la mirada hacia los ojos.
 
Cuando hablan se dirigen a la audiencia. Se mueven alrededor con entusiasmo, se inclinan con ligeresa hacia adelante y miran a todas partes del auditorio. Mantén una mirada tranquila y no demuestran nerviosismo.
 
Adecuan un lenguaje corporal a la forma de hablar. Le dan mucha importancia a la gesticulación, pero no caen en la arbitrariedad. Expresan los temas apasionada fluidez y su gestos comunican sentimientos.
 
Rompen paradigmas. Se salen de la caja. Encabezan proyectos. Siguen métodos y fórmulas distintas para obtener resultados diferentes. Son expertas en lo que hacen. 
 
En el aspecto emocinal y afectivo.
Los karismáticos son intensamente emotivos, sensibles y cordiales. Son muy humanitarios y sensitivos. Marcan la diferencia y son controversiales. Es karisma les ayuda a ser eficazmente novedosos, intuitivos y elocuentes. Son creativos y originales.
 
En sus alocuciones son claros, fluidos, enérgicos y articulan muy bien las palabras. Con regularidad evocan imágenes, narran anécdotas o detalla acertadas ilustraciones.
 
Con armonía y excelente ritmo bosquejan el compas verbal mendiante pausas muy bien asentuadas, con lo que producen tensión o énfasis entre quienes los escuchan. Viven libres de emociones dañinas.
 
Su comunicación es genuina y auténtica; natural y sin esfuerzos. Socializan con alegría, amabilidad y generan simpatía. Poseen buen sentido del humor para ser sarcásticos sin ser grotescos. En su espontáneidad logran arrancar la sonrisa de sus admiradores.
 
Cuando les llega la adversidad, la frustración y el dolor, dan cátedra de vida y manejan la situación con humildad. Logran a fuerza de voluntad, dignidad y constancia vencer los infortunios. Generan metas de vida que los hacen felices. Son dignos de admiración y de respeto.   
 
En el aspecto espiritual y trascendental.
A Los karismáticos se les abren puertas en todas partes. En lenguaje popular se dice que poseen un ángel o que tienen un aura, que les favorece para llamar la atención y caer siempre bien. Los acompaña la buena vibra.

A las perosnas con karisma los distingue el don de servicio y son muy dados a la gente. Son amables y joviales. En su valor espiritual desarrollan la capacidad de alegrar a las personas que les rodean.  Impresionan por ser personas a quienes se les tiene mucha confianza.
 
Son siempre disponibles y enseñables. El valor de la humildad lo llevan en el espíritu. Aprenden y preguntan cuando no saben. Reconocen a quines les enseñan. Son solidarios y bondadosos. Inspiran a quienes le rodean. Son visionarios y soñadores.
 
Destellan luz con vibraciones positivas que generan paz y alegría. Sus seguidores se sienten protegidos, plácidos, sin aburrimiento, como que la vida de sus simpatizantes anduviera mejor cerca de su presencia.  

Permanencen siempre abiertos y fluye de ellos armonía y conexión espiritual, que producen en sus seguidores cambios de salud, comportamientos de madurez y restablecen la paz consigo mismos.
 
Piden perdón y saben perdonar. Reconoce sus errores con decoro y dignidad. Se despojan del egoismo, de la soberbia y del orgullo. Siempre reconocen sus faltas. Se apoyan en el buen consejo de su conciencia, para tener reposo espiritual y libertad interior
 
Toman riesgos y se sacrifican. Dan testimonio, son ejemplo y actuan en consonancia con las ideas que promulgan. Les importan el objetivo común y el desempeño del papel de cada persona.
 
Son personas admiradas porque gozan de cosas y situaciones que otros quisieran tener y disfrutar como la buena salud, el éxito y el poder. Se les reconoce los valores morales, las disciplina, la energía y el empuje que los caracteriza y los representa. 
 
 
Tercer Examen:

¿Cuáles son los rasgos y señales de las personas con karisma?
 
Opción 1 Son comportamientos raros que tiene ciertas personas.
Opción 2 Sus rasgos y señales son físicos, mentales y espirituales.
Opción 3 Gozan de la simpatía de todo el mundo y viven muy bien.
Opción 4 Son exitosos, muy disciplinados y dan testimonio de vida.