leccionesuvinet.org
LECCIÓN   1.7

Jesucristo, solución al dilema.



Algunas personas tiene la dificultad de entender porque al final Dios sí declaró inocente al culpable, al cargar todo el peso del pecado de todos los seres humanos en una sola persona, Cristo.

Algunos se preguntan: ¿Por qué Dios puede declarar inocente al malvado y al pecador?

Para resolvernos el dilema: por un lado, Dios nos tiene que castigar por nuestro pecado, pero por otro lado, nos quiere salvar y llevarnos a vivir en la vida eterna.

Ese dilema lo resolvió en la persona de Jesucristo. 

Pensemos en la siguiente ilustración: Usted comete un delito y es llevado ante un juez para recibir la condena que merece por su violación de la ley. Cuando el juez va a dictar su sentencia, aparece un amigo suyo que pide al juez que lo condene a él en lugar de a usted. ¿Cree que el juez accedería a su pedido? Por supuesto que no. 

Pero cuando Jesucristo apareció como nuestro amigo, el justo Juez lo condenó como pecador, porque Dios mismo se echó la culpa del problema del pecado. 

La justicia divina no podía pasar por alto el pecado. Así que Dios pagó la pena del pecado, lo que significaba que llevó la culpabilidad. De esa manera, Dios obtuvo el derecho de justificar al pecador. 

Por eso Pablo dice: "Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios" (2 Corintios 5: 21).

Jesucristo vino a la tierra y vivió una vida sin pecado, pero murió en la cruz para pagar por nuestros pecados. La explicación la encontramos en el siguiente pasaje bíblico:

"Todos nosotros nos hemos extraviado como ovejas; hemos dejado los caminos de Dios para seguir los nuestros. Sin embargo, el Señor puso sobre él los pecados de todos nosotros" (Isaías 53:6).

Jesús llevó nuestros pecados en su cuerpo y pagó por ellos en la cruz, ahora nos ofrece la vida eterna como un regalo.

Y ese regalo se recibe como una llave, llamada fe salvadora.

Ese regalo se recibe por la fe salvadora. Pero para entenderlo debemos pasar a la siguiente lección después del examen.

Octavo Examen: 

¿Por qué Jesucristo es la solución al dilema de muerte o vida eterna?
 
Opción 1  Porque vivió en el mundo como un ser humano.
Opción 2  Porque siendo de condición divina se hizo hombre.
Opción 3  Porque  mientras vivió en el mundo hizo milagros.
Opción 4  Porque murió y resucitó para pagar por nuestros pecados.