leccionesuvinet.org

LECCIÓN   6.12

La Iglesia es equipada.
 
La iglesia es la unión de los creyentes en Cristo. Es un cuerpo vivo, formado, organizado y constituido para ser sal de la tierra y luz del mundo (Mateo 5:13-15).
 
A partir de su esencia, Jesús le encomendó a la iglesia la labor evangelizadora. Al respecto los escritores sagrados describieron cincos formas de cumplir la misión que Jesucristo les había indicado:
 
1. Predicar: - "vayan por todo el mundo y prediquen la buena noticia a todos" (Marcos 16:15).
 
2. Enseñar: - "vayan y hagan discípulos... Enseñándoles" (Mateo 28:19-20).
 
3. Testificar: - "ustedes son testigos de todas estas cosas" (Lucas 24:48). - "serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas partes" (Hechos 1:8).
 
4. Seguir: - "sígueme" (Juan 21:19). - "en cuanto a ti, sígueme" (Juan 21:22).
 
5. Enviar: - “como el padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes” (Juan 20:21). - "así como tú me enviaste al mundo, yo los envío al mundo" (Juan 17:18).
 
En consecuencia, debido a su naturaleza y a su delicada encomienda, la iglesia ha sido provista de multiples instrumentos para realizar su labor. La iglesia es equipada en el sentido de que cuenta con todo lo necesario para cumplir su misión:
 
La iglesia es gobernada, guiada y alimentada por Cristo (Juan 10:9). Jesús prometió sostener siempre a su iglesia con su permanente presencia (Mateo 28:20). De igual forma, la iglesia, que fue instituida por Cristo (Mateo 16:18), es poseedora del reino de Dios (Lucas 12:32).
 
Asimismo, la iglesia es depositaria de la verdad, que es Cristo (Juan 14:6). A esta institución visible, tangible y humana, detenta la potestad de juzgar al pueblo de Israel (Mateo 19:28) y tiene la facultad de atar y desatar, de soltar y retener:
 
"Les digo la verdad, todo lo que prohíban en la tierra será prohibido en el cielo, y todo lo que permitan en la tierra será permitido en el cielo" (Mateo 18:18).
 
Los líderes de la iglesia son protectores de la verdad que se le ha encargo a la iglesia (Hechos 20:20-21). En las cartas del apóstol Pablo, se observa con frecuencia que su postura es idónea a la voluntad de Dios, y que sus enseñanzas son normatividad para la permanencia de la comunidad vital y saludable:  
 
"Para que, si me retraso, sepas cómo deben comportarse las personas en la familia de Dios. Esta es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad" (1 Timoteo 3:15).
 
También, la iglesia está dotada de la Palabra de Dios. El verbo revelado (Juan 1:1-9), se ha mantenido en la iglesia incólume, íntegro y completo a lo largo de la historia.
 
En un principio la palabra de Dios fue conservada oralmente (Lucas 1:1-4) y luego se puso por escrito (Lucas 24:44). Los escritos bíblicos han preservado la Palabra de Dios (1 Corintios 4:6). Toda la Biblia son Escrituras que contiene la Palabra de Dios:
 
"Al tratar estos temas en todas sus cartas. Algunos de sus comentarios son difíciles de entender, y los que son ignorantes e inestables han tergiversado sus cartas, para que signifiquen algo muy diferente, así como lo hacen con otras partes de la Escritura. Esto resultará en su propia destrucción" (2 Pedro 3:16).
 
Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento son llamados por Pedro, Escritura, que en lenguaje bíblico significa "palabra inspirada" (2 Timoteo 3:16-17). El termino inspiración significa aliento de Dios. Este aliento de Dios es lo que ha custodiado la iglesia con gran celo, entre luchas y pruebas, a lo largo de los años. 
 
El cuerpo doctrinal de la iglesia ha salvaguardado la verdad, que se fue dando a los seres humanos de a poco, hasta llegar a la manifestación plena en Cristo, quien es la verdad total de Dios, que se reveló a la humanidad.
 
"Hace mucho tiempo, Dios habló muchas veces y de diversas maneras a nuestros antepasados por medio de los profetas. Y ahora, en estos últimos días, nos ha hablado por medio de su Hijo. Dios le prometió todo al Hijo como herencia y, mediante el Hijo, creó el universo" (Hebreos 1:1-2).
 
Además de la Palabra de Dios, que es el preciado tesoro y la riqueza suprema de la iglesia, también la iglesia cuenta con el Espíritu Santo, y sus extraordinarios dones y sus grandiosos talentos.
 
Toda la vida de la iglesia está sostenida por el Espiritu Santo. La iglesia nace y se forma a partir de Cristo resucitado. Cuando la iglesia se constituye, ya Jesús no está en carne, sino en Espíritu Santo (Hechos 2:1-13), el cual es el poder anunciado por Jesús mismo, cuando iba a ascender al cielo (Hechos 1:8) y prometido con anterioridad en la vida pública del Maestro de Galilea:
 
"Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Abogado Defensor, quien estará con ustedes para siempre. Me refiero al Espíritu Santo, quien guía a toda la verdad. El mundo no puede recibirlo porque no lo busca ni lo reconoce; pero ustedes sí lo conocen, porque ahora él vive con ustedes y después estará en ustedes" (Juan 14:16-17).
 
Ahora se concreta toda la revelación de Dios, la cual produjo como resultado a la iglesia, pueblo escogido (1 Pedro 2:9) y redimido de toda iniquidad, para posesión de Cristo (Tito 2:14). La esencia de la iglesia es comunión y reconciliación. Con la iglesia se acaba la disparidad de lenguas y se comienza ha hablar el único lenguaje de Dios, el espiritual (1 Corintios 14:2).
 
La convocatoria universal del cuerpo de Cristo es para la alabanza de Dios en una adoración constante (Lucas 18:1). El clamor perpetuo es la naturaleza propia de la iglesia, quien en su plegaria santifica el nombre de Dios (Jesús) y pide que venga su Reino (Lucas 11:2).
 
La iglesia no es una simple institución humana, ni una estructura organización de moral y dominio proselitista. La iglesia es signo visible el Espíritu Santo y sacramento de unidad del género humano. El espíritu Santo nos une como hijos de un mismo Padre y verdaderos hermanos entre sí:   
 
"En cambio, recibieron el Espíritu de Dios cuando él los adoptó como sus propios hijos. Ahora lo llamamos Abba, Padre. Pues su Espíritu se une a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios" (Romanos 8:15-16).
 
La iglesia está equipada con el Espíritu Santo, para ser testimonio como pueblo de Dios por medio de la adoración y la alabanza. Para lo único que existe la iglesia es para la adoración.
 
La oración debe ser permanente en la iglesia, porque el Espíritu Santo produce este anhelo de adoración perpetua (Efesios 6:18). Existe la oración personal y grupal, pero debe haber una oración de iglesia, como cuerpo de Cristo, en su totalidad:
 
"El Espíritu es la garantía que tenemos de parte de Dios de que nos dará la herencia que nos prometió y de que nos ha comprado para que seamos su pueblo. Dios hizo todo esto para que nosotros le diéramos gloria y alabanza" (Efesios 1:14).
 
En conclusión, la iglesia está equipa por Dios para desempeñar su misión completa y plena en la tierra. Conserva todas las herramientas para ser instrumento de salvación (1 Timoteo 2:4). La iglesia es el reino de Dios en la tierra (Lucas 17:21).   
 
 
Décimo Tercer Examen:

¿En qué sentido la iglesia es equipada?
 
Opción 1 En que posee toda la infraestructura para hacer su labor.
Opción 2 En que ha sido mantenida siempre estática y sin cambio.
Opción 3 En que cuenta con todo lo necesario para cumplir su misión.
Opción 4 En que los líderes actuales de la iglesia son más ingeniosos.