leccionesuvinet.org

LECCIÓN   6.8 

La forma estructural del sacramento.
 
Todo sacramento está determinado por una estructura, que le da significado al signo. Dicha estructura se forma por medio de las palabras que pronuncia el ministro, según su intención cuando administra el sacramento, el cual debe ser coherente con lo que cree la iglesia.
 
Quien le da forma al signo para que sea una sacramento que contenga la gracia eficaz de Dios, son las palabras, las cuales forman un estructura. Las palabras que acompañan la materia del signo, son las que producen el significado del sacramento.  
 
Las palabras son elementos fundamentales requeridos para que el signo adquiera valor eficaz. La determinada forma, establecidad por la iglesia, es lo que le da identidad la significado del signo.
 
Por lo tanto, la forma estructural del sacramento es la fórmula fiel de las palabras que pronuncia el ministro. 
 
Cuando se le añade o se le quita algo a la forma estructural se altera la eficacia del sacramento. Esto sucede cuando se le cambia o se varian las palabras, ya sea por trasponerlas, corromperlas, interpolarlas con otras o interrumpir su sentido.
 
Las palabras se unen a la materia del signo, que es el símbolo que se está usando, ya sea agua, pan, vino, aceite o imposición de manos, le da significación al signo y lo vuelve comprensible y eficaz para recibir la gracia de Dios. La forma determina el sentido de la materia, como su parte esencial.
 
La estructura, formada por las palabras es parte importante de la significación del Sacramento. El signo realiza lo que expresan las palabras y produce el efecto espiritual de gracia, según la constitución del sacramento.
 
Así la materia del bautismo es el agua. Pero por sí sóla, el agua no tendría ningún sentido si no se introduce la forma, que son las palabras que pronuncia el ministro del sacramento:
 
Yo te bautizo, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Palabras que contienen una estructura. Padre, Hijo y Espíritu Santo, unidos por la conjunción "y", que enlaza el nombre de Dios en sus títulos de la plenitud divina y el cumplimiento de la orden de Jesús:
 
"Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19).
 
En el libro de los Hechos de los Apóstoles, encontramos a Pedro bautizando en el nombre de Jesús:
 
"Pedro contestó: Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo" (Hechos 2:38).
 
Lo mismo sucede en los pasajes Hechos 8:16; Hechos 10:48; Hechos 19:5 y Hechos 22:16. En todos estos momentos se menciona el bautismo en el nombre de Jesús. Significa que la autoridad con la que se administra el bautismo es Jesús, pero la fórmula del bautismo es en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
 
Por ejemplo, la formula del agua es H2O, pero el nombre es agua. Nadie pide en la tienda H2O, sino el nombre de agua. Lo mismo sucede cuando el policía dice: "deténgase en el nombre de la ley". El nombre significa que la autoridad es la ley y el policía tiene esa potestad en hacer lo que hace en el nombre de la ley.
 
La sustentación de que el nombre de Jesús significa autoridad y no la fórmula, se haya en el siguiente acontecimiento:
 
"Hicieron entrar a los dos discípulos y les preguntaron: ¿Con qué poder o en nombre de quién han hecho esto?" (Hechos 4:7).
 
Pedro responde con seguridad, claridad y contundencia:
 
"Déjenme decirles claramente tanto a ustedes como a todo el pueblo de Israel que fue sanado por el poderoso nombre de Jesucristo de Nazaret" (Hechos 4:10).
 
El mismo sentido de autoridad se halla en Hechos 4:17-18; Hechos 5:28.40; Hechos 8:12; Hechos 9:27-28 y Hechos 16:18.  
 
La Santa Cena o llamada también Eucaristía tiene también la forma. La materia es el pan de trigo ácimo y el vino de uva puro. La forma son las palabras que mantienen una estructura coherente:
 
"Mientras comían, Jesús tomó un poco de pan y lo bendijo. Luego lo partió en trozos, lo dio a sus discípulos y dijo: Tómenlo y cómanlo, porque esto es mi cuerpo. Y tomó en sus manos una copa de vino y dio gracias a Dios por ella. Se la dio a ellos y dijo: Cada uno de ustedes beba de la copa, porque esto es mi sangre, la cual confirma el pacto entre Dios y su pueblo. Es derramada como sacrificio para perdonar los pecados de muchos" (Mateo 26-28).
 
Por eso, San Pablo siguió sosteniendo la misma estructura creada por Jesús, cuando dió las instrucciones de la adoración en público, en cuanto al orden en la Cena del Señor. Es la misma forma estructural, que continuó por años a través de la historia de la iglesia, y ha llegado hasta nosotros, y en la actualidad se conserva de manera intacta:
 
"Pues yo les transmito lo que recibí del Señor mismo. La noche en que fue traicionado, el Señor Jesús tomó pan y dio gracias a Dios por ese pan. Luego lo partió en trozos y dijo: Esto es mi cuerpo, el cual es entregado por ustedes. Hagan esto en memoria de mí. De la misma manera, tomó en sus manos la copa de vino después de la cena, y dijo: Esta copa es el nuevo pacto entre Dios y su pueblo, un acuerdo confirmado con mi sangre. Hagan esto en memoria de mí todas las veces que la beban. Pues, cada vez que coman este pan y beban de esta copa, anuncian la muerte del Señor hasta que él vuelva" (1 Corintios 11:23-26).
 
De la misma manera que los anteriores sacramentos que hemos descrito, todos los signos sacramentales contienen una forma estructural. 
 
La forma de la confirmación es: "Por esta señal recibe el don del Espíritu Santo", se sustenta con el pasaje de Hechos 8:14-17. La penitencia: "Yo te absuelvo de tus pecados, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo", se soporta en Juan 5:14-15. 
 
En cuanto a la unción de los enfermos la fórmula estructural es: "Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, para que libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad", palabras sujetadas a Santiago 5:14-15.
 
Por su parte el orden presbiteral está soportado en 2 Timoteo 1:6 y el del matrimonio en Mateo 19:6.
 
 
Noveno Examen:

¿Qué es la forma estructural del sacramento?
 
Opción 1 Es la gracia de Dios que se recibe en todos los sacramentos.
Opción 2 Es el rito que se hace cuando se administra un sacramento.
Opción 3 Es el signo que contiene la forma y la materia sacramental.
Opción 4 Es la fórmula fiel de las palabras que pronuncia el ministro.